Liderazgo en seguridad

Crear una visión de la seguridad

4 minutes
Créer la vision sécurité Créer la vision sécurité

Crear una visión de la seguridad significa definir una ambición, un futuro deseable. En primer lugar, requiere analizar la situación existente y compartir la necesidad de cambio. A continuación, el líder en seguridad debe dotar de sentido a la trayectoria que se debe seguir para alcanzar esa visión, con el fin de que las personas deseen movilizarse individual y colectivamente en torno a objetivos comunes.

Crear una visión es el primero de los siete principios del liderazgo en seguridad.

¿Por qué es importante?

Nadie está dispuesto a ir a un lugar sin saber qué le espera allí, sin tener ninguna motivación para hacerlo. El objetivo de la visión consiste justamente en eso: en decir a dónde se desea llegar en términos de seguridad y por qué vale la pena hacerlo.

¿Cómo crear una visión de la seguridad?

Una visión de la seguridad debe acercarse a un ideal, ser ambiciosa y atractiva para que los equipos se impliquen en ella. En lugar de decir "Nuestra ambición es reducir en un punto nuestra tasa de frecuencia ", es mejor proponer "Nuestra ambición es ser capaces de erradicar en 3 años los accidentes graves y mortales que afectan a  nuestros trabajadores y nuestros contratistas".

También debe ser una visión compartida por todos, una visión en común, para que encarne verdaderamente en la organización. Es necesario que todos los colaboradores sientan:

  • que tanto el responsable como la organización creen en esa visión; que no es sólo un eslogan o una expresión de deseos
  • que se espera que contribuyan a ella, que es necesario que lo hagan

Además, para que se traduzca en acciones concretas, una visión de la seguridad debe desarrollarse en todos los niveles de la organización y los recursos destinados a ella deben estar a la altura de los objetivos.

Para que ese futuro tome forma, los mánager-líderes de todos los niveles jerárquicos (desde los altos ejecutivos hasta los responsables de los equipos) desempeñan un papel fundamental. Deben:

  • Realizar un estado del arte del nivel de seguridad y compartirlo
  • Imaginar la situación futura que se desea alcanzar de manera colectiva
  • Desarrollar la visión a lo largo de diferentes ejes de cambio
  • Acordar objetivos realistas y delimitados
  • Especificar claramente las actitudes y los comportamientos esperados
  • Comprometerse personalmente con la transformación de la cultura de seguridad

Los aspectos fundamentales de una visión de la seguridad

Los atributos de la cultura de seguridad - Credito: BPgraphisme - ©IcsiLos atributos de la cultura de seguridad - Credito: BPgraphisme - ©Icsi

Entre los atributos para una cultura de seguridad exitosa, 3 de ellos son considerados "estratégicos", y son fundamentales para crear una visión propia de la seguridad:

Como nadie es el único dueño de la seguridad, también es esencial plantearse un cuarto atributo:

  • Desarrollar y mantener una cultura de seguridad integrada mediante la movilización de todos.

La visión no es solo un tema de los directivos

Sí, es verdad que existe una visión estratégica de la empresa, que define grandes líneas a nivel general y abarca al mayor número de personas posible. Pero también existen -y son necesarias y complementarias- visiones mucho más operativas, con plazos y perímetros diferentes, más cercanos al terreno. Aun dentro de un grupo muy reducido, es posible trabajar en una visión de la seguridad, en la mejora que se desea lograr para uno mismo y para los colegas. Se pueden utilizar las mismas competencias y herramientas. Jefes de equipo: ¡pónganse a trabajar en sus visiones!

Un posible camino para crear una visión propia de la seguridad

Imaginarse en un futuro "ideal", donde se ha logrado mejorar el liderazgo y el nivel de seguridad, y examinar el camino a seguir para alcanzarlo es un ejercicio conocido como "proyección", que permite crear una visión propia de la seguridad. Aunque la mayoría de las veces son los comités de dirección quienes llevan a cabo este ejercicio, puede utilizarse en cualquier ámbito, dentro de un sitio de trabajo, un equipo, etc.

Examinen su ideal en torno a 4 temas:

  • Rituales: ¿qué prácticas, qué reuniones se habrán transformado en inevitables y esperadas por todos? Por ejemplo: introducir momentos de seguridad, encontrarse con los equipos antes de las primeras reuniones, hacer una pausa de seguridad de un minuto, etc…
  • Prohibiciones: ¿qué prácticas y actitudes se desea erradicar en el futuro? Por ejemplo: mirar para otro lado ante una situación de riesgo, entrar en un espacio confinado sin autorización, abandonar la zona  de trabajo sin ordenarla...
  • Tabúes: ¿de qué temas, hoy silenciados, será necesario hablar en el futuro? Por ejemplo, habrá que permitirse hablar de las sanciones, las situaciones en las que no se aplican las reglas, la falta de ejemplaridad de un jefe...
  • Símbolos: ¿qué palabras, qué imágenes, qué gestos tendrán un significado particular para la empresa?

Recomendación: para este ejercicio, no duden en cerrar los ojos y proyectarse a sí mismos dentro de 3 o 5 años. Atrévanse a imaginar a lo grande, sin pensar en las restricciones y límites actuales. Luego abran los ojos y, entre todos,  pregúntense quién puede ayudarlos a progresar, a acercarse a una visión propia de la seguridad.

Artículos sobre el mismo tema